newsletter, organización

Aquí antes nevaba todos los años X

Nuestra carta de hoy es una carta corta y monográfica: ¡el domingo que viene, 15 de abril, y si no nos lo impide la nieve fuera de temporada, nos vamos de excursión al Parque Nacional de la Sierra Guadarrama, en Madrid. Un sitio que esta semana estaba así (foto de Venta Marcelino).


La excursión consistirá en un viaje en tren (¡con charla analógica incluida!), un paseo a la Laguna de Peñalara (¡con otra charla sobre el parque natural!) y comer un bocadillo junto a una estación de medición meteorológica, cuyas funciones nos explicarán debidamente. Es, en principio, muy sencilla, aunque con la nieve siempre hay que tener cuidado. Toda la información de pago y demás está aquí, en esta entrada del blog. Necesitamos saber quién vendrá, como muy tarde, el lunes por la noche, para reservar el viaje en Renfe (y que nos hagan descuento para que sea asequible, diez euros. Sin descuento de grupo es posible venir, pero cuesta cuatro o cinco euros más).

Así que no remoloneéis y mandadnos un correo a contraeldiluvio@gmail.com si queréis venir, corred, que hoy es domingo, un día estupendo para estas gestiones.

Y, sin más, nos despedimos por hoy, no sin antes dejaros esta pequeña pieza propagandística que hemos compuesto. Usadla con alegría y sin control.

Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años IX

Cortísima newsletter informativa de cosas que hemos hecho y cosas que haremos desde la última, hace dos semanas:

Hemos publicado nuestro manifiesto en gallego, ¡viva! Si eres galegofalante, enhorabuena: hoy puedes leer nuestro manifiesto en tu lengua materna. Si no, ¡hoy es un buen día para empezar!

Además, escribimos un texto sobre feminismo y cambio climático con motivo del 8 de marzo, en el que exponemos cómo el cambio climático es, como tantos otros, un problema con una importante componente de género.

¿Por qué insistimos en que es crítico el cambio climático en mujeres?
Ahí van algunos datos:
·Las mujeres y niños representan la mayoría de muertes  causadas por catástrofes relacionadas con agua, es decir, ellas realizan la mayor parte de tareas relacionadas con el agua pero apenas deciden en las políticas en la materia.
·Aproximadamente el 70% de las personas que viven bajo el umbral de pobreza en el Norte económico global y por tanto más vulnerables, son mujeres.
· Si analizamos por ejemplo los datos de África solo el 15% de las superficies de cultivo en África subsahariana están administradas por mujeres y por tanto carecen del recurso de resiliencia que supone la tierra para adaptarse al futuro. En India el 13% y se reduce hasta un 9% en Indonesia.

Eso en cuanto a las últimas dos semanas (hay más, hay más cosas que iremos desvelando en su debido momento).

En cuanto al futuro, mañana lunes 19 de marzo participaremos en una charla en la Semana de la Ciencia Indignada de la Universidad Autónoma de Madrid. Hablaremos del Espíritu de 2025: el gran movimiento que es necesario construir para empezar a poner freno al cambio climático, y cómo vemos que podría articularse. Será a las 13.30 en el Módulo 00, en el campus de Cantoblanco.

Las únicas soluciones realistas contra el cambio climático son las que ahora se consideran poco realistas. Esto es cierto tanto en el largo como en el corto plazo. A largo plazo la supervivencia de la humanidad tal y como la conocemos pasa por la abolición del capitalismo. No en un futuro distante, sino en la vida natural de las personas que ya habitan este planeta. A corto plazo las estrategias de adaptación y mitigación deben empezar lo antes posible y ser lo más agresivas posibles. Lo que hagamos en los próximos cinco, diez, quince años puede ser determinante para el próximo siglo y más allá.

¡Y hasta aquí por hoy! ¡Pronto más!
Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años VIII

¡Marzo! ¡Se acaba en breve el invierno, empieza la primavera, seguimos haciendo cosas! ¡Pocas, muchas, depende!

Empecemos con un breve repaso al frío/calor de estos días: ha hecho frío. Mucho. Mucho, mucho. Tanto, como para que el cultivo de desinformados climáticos (pocos) o malintencionados petrolófilos (más) haya sido bastante abundante. ¡El atontao climático, el único mamífero que prospera con el frío!

Sin embargo, recordemos que esto ya pasó hace mes y medio y ya lo explicamos. Efectivamente, tiene pinta de que el cambio climático también es (parcialmente) responsable del frío extremo de estos días:

La zona azul es una región de bajas presiones, que normalmente (imagen de la derecha) está confinada al polo norte y alrededores (como mucho baja hasta una latitud de 60 grados). La latitud de Oslo, por ejemplo. Esto se debe a que en la capa superior de la troposfera hay permanentemente vientos muy fuertes (la corriente de chorro) circulando de oeste a este. En invierno, estos vientos son tan intensos que aíslan el aire frío en esa región. Sin embargo, si esta corriente se debilita, tenemos lo que se ve en la imagen de la izquierda: meandros, desplazamientos del aire frío a latitudes más bajas y de aire cálido a latitudes más altas. En lo que respecta al debilitamiento del vórtice polar (que ha ocurrido otras veces, la última vez que fue tan llamativo fue en 2014) y aunque hace falta más estudio, parece que el calentamiento del Ártico lleva a que disminuya la diferencia de temperatura entre el Atlántico y el polo, debilitando la corriente de chorro y, por tanto, permitiendo estas excursiones del aire frío a nuestras latitudes. 

¿Lo habéis guardado todas para responder al próximo listillo que venga a hacer la gracia de “no vendría mal un poco de cambio climático”? Seguimos. Ha dejado de nevar y ahora llueve. ¡Bienvenida sea la lluvia! No nos liquida la sequía, pero de algo sirve.

Por desgracia, además de para aliviar muy ligeramente el déficit de agua que arrastramos, también ilustra uno de los problemas a los que nos enfrentamos con el aumento del nivel del mar: tormentas capaces de hacer mucho más daño, ya que estado base, el nivel medio del agua, es más alto. De forma que la ola que antes llegaba hasta el borde del paseo marítimo, ahora salta por encima de la barrera y se carga el chiringuito. Aquí está mejor explicado.


¿Y qué estamos haciendo nosotros? Pues lo que podemos. De momento, publicar este artículo sobre refugiados climáticos, escrito por Lidia Márquez García, que además de servir de introducción a uno de los problemas sociales que definirán el siglo XXI da bastantes enlaces para ampliar información.
La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) los define como “alguien que se ha visto obligado a huir de su país debido a la persecución, la guerra o la violencia”. Esta descripción no incluye a quienes se ven obligados a abandonar sus hogares como consecuencia de los efectos del cambio climático y que para 2050 alcanzará los 200 millones. Esta cifra tiene un gran margen de error ya que depende de algunos aspectos como el desarrollo económico, el crecimiento de la población, el aumento de la temperatura y el momento y el grado que adquieran los efectos del cambio climático como, por ejemplo, el aumento del nivel del mar. De todos modos, la mayoría de los científicos/as afirman que los cambios en los niveles del mar en los próximos años obligarán a millones de personas, principalmente en Asia y África, a emigrar a otros lugares, probablemente a islas más cercanas y más grandes.
Por si eso fuera poco, también traemos la traducción al catalán (¡gracias, Salvador!) de nuestro manifiesto:

Contra el diluvi neix com un modest intent de contribuir a un moviment contra el canvi climàtic i les seves conseqüències. Per a això ens proposem donar a conèixer les conseqüències socials del canvi climàtic entre les persones i col·lectius interessats en els moviments socials existents, mitjançant la producció i traducció de materials escrits, l’organització de xerrades i debats i la recopilació d’informació sobre el canvi climàtic i els seus conseqüències socials d’una manera accessible però rigorosa.

Tenim tasca. 

Además, el 19 de marzo (dentro de la semana de la ciencia crítica en la Universidad Autónoma de Madrid, hora y lugar por confirmar), un miembro del colectivo dará una charla titulada Espíritu de 2025: la revolución contra el cambio climático. Pronto os contaremos más de esto.

¡Y ya está! ¡Unas fotos terroríficas para despedir la semana!

Tengas un chiringuito en Cádiz o una casa en primera línea de playa en Boston, el consejo de nuestros expertos es el mismo: vende.
Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años VII

¡Hemos vuelto! Y tenemos que pedir perdón, porque no hay derecho a que nos vayamos dos meses sin avisar y os dejemos solos con el cambio climático. Porque él no se va, ¿eh? Finge, disimula, pero ahí sigue.

Pero ya pasó, tras el parón navideño (y otro mes para recomponernos), vuelve la carta dominical favorita de niños, niñas y osos polares. Y tenemos cosas que contar, que no nos hemos estado quietos durante este tiempo.

En primer lugar, esperamos que os sirvieran los materiales que preparamos para las cenas navideñas. Si un solo primo segundo ha sido convencido de que menos coger el coche y más comer lentejas para merendar, el esfuerzo ha valido la pena.

Pero no nos quedemos en nuestras indudables contribuciones a la calidad discursiva de vuestras cenas en familia. Hablemos de qué nos espera en el futuro próximo: este jueves, 8 de marzo, un miembro del colectivo presentará a las 19.00 en la librería Traficantes de sueños (Madrid), junto a Yayo Herrero, Ecología o catástrofe, una biografía de Murray Bookchin publicada por Virus Editorial, así como El desierto que viene, de Mike Davis. En dicho acto podréis conseguir el número 2 (y, con suerte, el 1) de nuestro fanzine. También lo podéis descargar del blog, pero oye, mucho mejor tenerlo en papelito reciclado, bien gustoso al tacto, lo lees y lo prestas, es bastante ecológico en realidad.

Tenemos alguna charla más en el horizonte (en Burgos, el sábado 17 a las 19.00 en el Centro Cívico Capiscol, sin ir más lejos), pero iremos informando debidamente conforme se acerquen.

Pasamos, pues, a hacer un breve resumen de los asuntos que nos han ocupado estas semanas. Son muchos, pero así tenéis un cómodo índice y nosotros podemos seguir con nuestras vidas y hacer más ligerita la próxima carta.

Publicamos nuestro primer texto en el suplemento Apuntes de clase, de La Marea. Va sobre trabajo y cambio climático, y la verdad es que nos gusta mucho cómo quedó. Es un primer apunte sobre el tema, algo para abrir debate.

No demos rodeos: es verdad que elegir entre mantener tu puesto de trabajo o cerrar una central térmica enormemente contaminante es una elección complicada. Imposible. Absurda.

En el blog hablamos tanto de las olas de calor y cómo cada vez hay más consenso sobre el papel que el cambio climático juega en ellas como de los bamboleos del vórtice polar y su influencia en la nevada que dejó a miles de personas atrapadas en la AP6 hace unas semanas. También hicimos pública la selección de relatos ganadores del concurso #navidad2050, así como una breve reflexión ¡con gráficas! al respecto.

Pero quizá lo que más ilusión nos haga sean las dos primeras colaboraciones en el blog, una de Salvador Lladó sobre la Ley catalana de cambio climático y otra de Daniel Amelang sobre la buena noticia que supone que la ciudad de Nueva York empiece el camino de desinversión en combustibles fósiles.

Estado de la nieve en el puerto de Cotos el 21 de enero de 1996 y el 21 de enero de 2018. ¡Esto no es una comparación rigurosa, solo una anécdota! De hecho, mientras escribimos esta carta nos informan de que está nevando contundentemente en el puerto.
Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años VI

¡Ya sí que sí! ¡Las cenas navideñas están aquí! Y, para estar presentes en todas ellas, en Contra el diluvio hemos elaborado un kit de emergencia para cuando te sientas desesperar en las conversaciones sobre cambio climático con un familiar, amigo o vecino. Puedes encontrar toda la información, descargarlo y demás aquí:
Si lo que necesitas es una introducción sencilla y comprensible al cambio climático, algo que contar entre plato y plato, en este pdf está lo que necesitas: Introducción navideña al cambio climático [pdf]. Es accesible, no hay casi números y si el tu interlocutor se se queda con dudas, siempre puedes referirlo a nuestro fanzine, a la charla básica sobre cambio climático o al blog, así en general. Lo tienes aquí también.
Sin embargo, puede ser que te encuentres en una situación en la que tu interlocutor exprese dudas importantes, niegue la existencia del cambio climático o, sencillamente, esté completamente equivocado en su concepción de este problema. En ese caso, hay que recurrir a elementos más… persuasivos. Y para ello hemos preparado ¡este estupendo dossier de cinco páginas en las que respondemos a algunos de los comentarios más comunes y erróneos sobre el cambio climático! [pdf] ¡Con esto y lo anterior, estás preparada para cualquier guerra conversacional en el seno de la familia, la empresa o la cuadrilla!
Pero no todo el rato hemos estado elaborando y probando estos argumentarios en nuestros conocidos (un abrazo a los que han tenido que valorar de uno a diez los ciento tres conceptos que queríamos transmitir con nuestros textos). También hemos empezado a leer los relatos de #navidad2050 (¡llevamos tuits en cuatro idiomas, y quedan dos semanas!). Además, hemos asistido al I Foro del Clima organizado por el grupo parlamentario de Unidos Podemos en el Congreso, de cara a la elaboración de una ley sobre cambio climático. Aquí está la primera sesión entera (cuatro horazas, solo para muy valientes) y aquí el resumen de conclusiones.
De todas formas, si lo que queréis ir a lo bueno, leed este resumen de la intervención de nuestro compañero Javyvy, de Ecologistas en acción
Eso, junto con la de Yayo Herrero (a partir del 1:25:00 del primer vídeo), lo mejor de todo.

Pero no hablemos solo de nosotros. Como leemos en el resumen de noticias climáticas de Santiago Sáez para La Marea (por cierto, el miércoles sale su número de enero, en el que QUIZÁ haya una entrevista con un grupo de estudio del cambio climático), esta semana el Banco Mundial ha hecho pública la decisión de no invertir más en proyectos de extracción de combustibles fósiles.

Tras esta noticia buena-dentro-de-lo-malo os ponemos una foto mala, mala y nos despedimos hasta, probablemente, final de año. Ánimo en vuestras cenas y enviad vuestros relatos. Los leeremos todos con atención.

El fuego Thomas, en California, va camino de ser el más extenso que ha afectado a ese estado… con la particularidad de que está ocurriendo en diciembre, el que habitualmente es el mes más lluvioso.
Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años V

Es 15 de diciembre y ya estás saboreando por adelantado la cena de nochebuena: rica ensalada de garbanzos con tomate de temporada de primero y pastel de verduras de segundo. Quizá haya leche de avena frita de postre, que a tu sobrino le sale genial. Tras estrujarte mucho las meninges, has dado con el regalo que hacerle a toda la familia. Dijeron que no, que este año nada, pero has ahorrado durante mes y pico para poder comprar un poquito de queso de los últimos pastos de los Pirineos, y sabes que lo agradecerán. Ojalá no venga la prima Elisa con su familia y toquéis a tres lasquitas cada uno.

¿Cómo? ¿Que eso no son navidades? En efecto, todavía no. ¡Pero es un posible escenario navideño para 2050! Exactamente el tema de nuestro concurso de microrrelato climático-navideño: #navidad2050.  Aquí están las bases completas, y aquí un resumen:

Desde el lunes 11 de diciembre hasta el domingo 31 de diciembre, puedes escribir en la conocida red social twitter.com un relato de hasta 267 caracteres (los otros 13 son para el hashtag #navidad2050), usar el hashtag indicado y ¡participar en el concurso! (Si no tienes o no quieres usar tuiter, siempre puedes participar, con las mismas restricciones de espacio, a través del correo contraeldiluvio@gmail.com, utilizando el hashtag como asunto, así como en Facebook, con el mismo hashtag).
El tema es evidente: cómo ves la temporada navideña del año 2050. Ya sea la cena de Nochebuena, la guardia de Nochevieja, las vacaciones, la ausencia de las mismas… lo que te parezca, siempre que quepa en el espacio establecido.

¡Esta era una de nuestras sorpresas! Hay más, pero tendrán que esperar unos días. ¡No será el único regalo de esta temporada, diluviers de nuestro corazón!

Por otra parte, ¿notáis el fresquito? ¿Sí? ¡Ya no hay cambio climático! ¡Hace frío en diciembre! ¡Y viento! En efecto, estamos bajo los efectos de la borrasca Ana, la primera en ser nombrada por AEMET. Una borrasca bien fuerte, bien hermosa, con sus vientos huracanados. Y que se debe en parte a las altas presiones y temperaturas (“buen tiempo” de antaño) en Groenlandia. Así que ahí lo tenemos: ¡hace frío gracias al cambio climático! ¡Inesperado!

Esta borrasca pone un bonito colofón a una semana en la que se publicó un artículo en Nature en el que se explica que las proyecciones climáticas que parecen más realistas son… las peores. Aquí el resumen (con enlace al artículo completo). O sea, que hay que darse prisa con lo de dejar de emitir.

Y, para empeorar las cosas, hoy no hay foto, hay dos vídeos: uno, el del oso polar muerto de hambre porque no hay comida porque no hay hielo que fijo que habéis visto ya y que es horrible. Pues ahí va, que no se diga.

¿Cómo? ¿Qué los osos polares no sirven para concienciar del cambio climático? ¿Ni siquiera los osos polares famélicos? Bueno, pues aquí tenéis una invasión de jabalíes en los alrededores de Madrid por la sequía y la ocupación de su hábitat. ¿Conciencia esto? ¿Eh? ¡Pueden devorar tus lechugas!

http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/la-sequia-y-la-mano-del-ser-humano-responsables-del-peligroso-acercamiento-de-los-jabalies-a-zonas-urbanas-de-madrid_201712095a2c25d90cf2b940af712b01.html

Todo esto suena terrible, pero no olvidemos que ¡todavía hay tiempo! Tanto para evitar lo peor del cambio climático como para que recibáis una nueva newsletter antes de las cenas familiares.

Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años IV

¡Estimado lectorado!

Estamos muy ocupados con a) la erradicación del cambio climático, b) la preparación del primer concurso de microrrelato climático navideño, c) una sorpresa y d) otra sorpresa, así que casi casi no hemos escrito esta carta, pero al final sí. ¿Nos explicamos?

Efectivamente: más excusas y más excusas. Que esto va a ser corto, vaya. Tan corto que no va a haber ni foto. Lo que sí va a haber es un enlace a la charla sobre comunicación del cambio climático que tuvo lugar en las Jornadas que celebramos en octubre. Aquí está:

Entre el catastrofismo y el tecno-optimismo. Comunicación del cambio climático. [Charla – audio]

Prometemos dedicar todo el tiempo de esta próxima semana que no estemos preparando la sorpresa a, la sorpresa b o descansando a escribir un largo mensaje para que lo disfrutéis el fin de semana que viene.

Disculpadnos, disculpadnos.

Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años III

Una corta, eso sí. No es que hayan pasado pocas cosas, pero tampoco queremos agobiaros. Somos muy considerados.

¡Buenos días!

Cosas que han ocurrido: la principal, que ha terminado la COP23 en Bonn.  En este artículo de Efeverde resumen muy bien los acuerdos a los que se ha llegado, y en este otro de Ecologistas en acción cuentan que, bueno, no es suficiente. Otra vez.

Nosotros, los diluvistas, seguimos preparando y subiendo el material de las Jornadas al blog. Ya podéis ver la charla inicial, en la que hablamos de las bases físicas del cambio climático, además de los mecanismos de mitigación y adaptación que se están poniendo en marcha. Gracias de nuevo a Borja por la grabación. Seguid atentas a la etiqueta de las jornadas, que esta semana subimos al menos otra charla, esta vez en audio.

También hemos traducido una entrevista a Jacob Remes, especialista en desastres naturales, en la que habla exactamente de lo que tanto insistimos: no se trata de que el clima cambie, no se trata de que haya huracanes. El problema es cómo afecta eso a las personas, en particular a las más desfavorecidas.

Quizá lo realmente universal es que las condiciones locales, en particular las condiciones políticas locales, son lo que realmente importa. Los desastres normalmente reproducen cualquier división, desigualdad o exclusión ya existente en una sociedad. Esto es porque los excluidos son más vulnerables —por ejemplo, los pobres solo se pueden permitir una vivienda menos segura, o las mujeres se ven forzadas a seguir viviendo con sus maridos maltratadores por razones económicas o culturales, o las personas con discapacidades no tienen acceso a los servicios y las infraestructuras que les habrían ayudado a sobrevivir— en la vida ordinaria, antes (y después) del desastre. Pero también se debe a que la respuesta al desastre es política, y por eso reproduce las distinciones políticas.
Y, para aquellos que están ansiosos de ayudar a Contra el diluvio, ¡ha llegado el momento! Queremos que las charlas que grabamos sean accesibles a todo el mundo, pero al ritmo que vamos no tendremos subtítulos ni transcripciones hasta que la temperatura suba tres o cuatro grados. Así que ¿quieres transcribir una charla de dos horas sobre comunicación climática? O, mejor aún, ¿tienes un programa, robot o máquina mágica capaz de hacerlo automáticamente? Dínoslo en contraeldiluvio@gmail.com y te estaremos eternamente agradecidos. ¡Muchísimo!
Destrozos en Grecia tras las inundaciones provocadas por un medicane. Pronto hablaremos más de este fenómeno en el blog.
Y, para terminar con la newsletter de esta semana, queremos introducir la que es desde ya mismo nuestra sección favorita: ¡la duda climática! Abrimos un buzón para que preguntéis vuestras dudas acerca de fenómenos climáticos extremos, zonas más afectadas por el futuro y presente cambio climático, posibles concretas para que no se inunde vuestro barrio, cómo afecta vuestro signo del zodiaco a los efectos del cambio climático en vuestra vida, etcétera.

¡Preguntad! ¡Preguntad!

Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años II

¡Una segunda carta tan solo una semana después de la primera! Estamos tan sorprendidos como vosotras. Pero tenemos buenos motivos.

En estos días ya hemos tenido tiempo de recuperarnos de las jornadas (muchísimas gracias a todo el mundo que vino, fue estupendo veros y escucharos). No solo nos hemos recuperado, sino que hemos empezado a subir material al blog. De momento, el vídeo de la charla sobre aire acondicionado, justicia y austeridad (¡gracias, Borja!). Los subtítulos todavía no están, lo sentimos, pero estamos trabajando para tenerlos lo antes posible. En este enlace podréis ir encontrando lo que subamos de las jornadas (aunque os avisaremos debidamente, claro).

La última sesión de las jornadas fue muy interesante y, entre todas las asistentes se plantearon muchas cuestiones relevantes acerca de la forma y objetivos que deberá tener un movimiento social que pretenda luchar de forma efectiva y justa contra el cambio climático. La versión completa está en este otro post del que extraemos una de las conclusiones más importantes a las que llegamos:

La lucha contra el cambio climático tiene que plantearse desde una perspectiva de justicia y equidad.

Es necesario abordar urgentemente el cambio climático y promover una transición hacia sociedades con bajas emisiones de gases de efecto invernadero y adaptadas a sus impactos inevitables. El cambio climático afecta especialmente a las poblaciones más vulnerables, tanto a nivel de países como de grupos sociales dentro de los propios países. Paradójicamente, las poblaciones que menos han contribuido al cambio climático son las más vulnerables a sus consecuencias.

En los últimos días, además de que está teniendo lugar en Bonn la COP23, de la que os hablan las amigas de Ecologistas en Acción (y que también mencionan en La Marea en este artículo sobre por qué se ha elegido el umbral de dos grados como objetivo) ha habido un par de noticias importantes:

Iberdrola pide cerrar sus dos centrales de carbón en España: está claro que el interés de una eléctrica es su propio beneficio, pero este movimiento indica que claramente ven el final del carbón muy cerca, más que el propio Gobierno.

Tres empresas de carne (JBS, Tyson y Cargill) emiten más gases de efecto invernadero que Francia. Ya sabemos que una de las acciones individuales más eficaces en la lucha contra el cambio climático es limitar radicalmente el consumo de carne en la dieta occidental (por eso, la campaña de Paul MenosCartney, aunque sea un primer paso, es claramente insuficiente). Este estudio es el primero en cuantificar de forma minuciosa las emisiones de las empresas de lácteos y productos cárnicos. Lo que pase a continuación dependerá en gran medida de la presión que hagamos.


¡Pero vamos hacia el presente y el futuro! ¡Hoy! ¡Domingo 12 de noviembre! Una de nuestras integrantes, Mónica, estará en el programa de radio de Hostia un libro para M21, El último moyano, hablando de las Jornadas y de cambio climático en general. A la una del mediodía en la Cuesta de Moyano, Madrid. Pero es que, simultáneamente, Héctor estará en el Instituto de Transición Rompe el círculo de Móstoles para participar en sus vermús del colapso. De doce a tres de la tarde en c/Zumalacárregui, 10, Móstoles.

Y, en los próximos días, permaneced atentas al blog, que iremos subiendo las grabaciones y transcripciones de las charlas de la Ingobernable. Por cierto, estaremos encantadísimos de recibir respuestas a esta carta. Ahí lo dejamos.


Carreteras destrozadas por las riadas que provocó el huracán María en Puerto Rico en el mes de septiembre.

P.D.: Y, como despedida, aquí tenéis el fanzine Contra el diluvio I en PDF.

Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años I

¡Bienvenidas a la primera entrega de Aquí antes nevaba todos los años, la newsletter climática de Contra el diluvio!

Si recibes esta newsletter debe de ser que has mostrado interés en el colectivo y en lo que hacemos, así que nos limitaremos a una presentación cortita. Contra el diluvio lo compone un grupo pequeño y variable de personas que pretenden contribuir en la medida de sus posibilidades a un movimiento contra el cambio climático y sus consecuencias. Llevamos poco tiempo en marcha y todavía estamos explorando cuál es la mejor forma de trabajar y contribuir a la concienciación y la lucha contra el cambio climático. Como decimos en nuestro manifiesto aproximadamente fundacional, tenemos tarea. Y es una tarea que esperamos no hacer solos.

Pero vamos al grano: ¿qué puedes esperar de esta newsletter? ¿Cada cuánto se meterá en tu correo? ¿Habrá dibujos?

Respondemos a las dudas: la idea es manteneros al día de lo que hemos hecho recientemente e informar de lo que vamos a hacer y cómo podéis colaborar si es que os apetece. Esperamos mantener una cierta periodicidad, pongamos cada dos semanas, aunque no garantizamos que alguna emergencia climática no retrase alguna entrega. En cuanto a los contenidos, claro que habrá dibujos. ¡Y fotos! Usaremos todos los medios a nuestro alcance para inculcar en los receptores de esta carta el miedo justo para pasar a la acción sin caer en la parálisis.

Y, por ahora, esto va a ser todo. Estamos todavía preparando el material que salió de las Jornadas de las semanas pasadas, que subiremos al blog lo antes posible. Os invitamos, eso sí, a leer las últimas entradas, sobre todo la relacionada con el informe sobre emisiones de CO2 que salió el 31 de octubre, y que esperamos sirva para dar aún más empuje a este movimiento.  

La principal conclusión que se desprende del informe es que, como ya sabíamos, los recortes de emisiones nacionales acordados (técnicamente se llaman, NDC – Nationally determined contributions) en París son totalmente insuficientes para alcanzar el objetivo declarado del acuerdo: “mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 ºC”.

Os escribimos pronto.

Puente de la Mesta, en Villarta de los Montes, Badajoz. Quedó casi completamente tapado por la construcción del embalse del Cíjara en 1956 y ahora ha vuelve a ser visible debido a la sequía.

Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.