newsletter

Aquí antes nevaba todos los años II

¡Una segunda carta tan solo una semana después de la primera! Estamos tan sorprendidos como vosotras. Pero tenemos buenos motivos.

En estos días ya hemos tenido tiempo de recuperarnos de las jornadas (muchísimas gracias a todo el mundo que vino, fue estupendo veros y escucharos). No solo nos hemos recuperado, sino que hemos empezado a subir material al blog. De momento, el vídeo de la charla sobre aire acondicionado, justicia y austeridad (¡gracias, Borja!). Los subtítulos todavía no están, lo sentimos, pero estamos trabajando para tenerlos lo antes posible. En este enlace podréis ir encontrando lo que subamos de las jornadas (aunque os avisaremos debidamente, claro).

La última sesión de las jornadas fue muy interesante y, entre todas las asistentes se plantearon muchas cuestiones relevantes acerca de la forma y objetivos que deberá tener un movimiento social que pretenda luchar de forma efectiva y justa contra el cambio climático. La versión completa está en este otro post del que extraemos una de las conclusiones más importantes a las que llegamos:

La lucha contra el cambio climático tiene que plantearse desde una perspectiva de justicia y equidad.

Es necesario abordar urgentemente el cambio climático y promover una transición hacia sociedades con bajas emisiones de gases de efecto invernadero y adaptadas a sus impactos inevitables. El cambio climático afecta especialmente a las poblaciones más vulnerables, tanto a nivel de países como de grupos sociales dentro de los propios países. Paradójicamente, las poblaciones que menos han contribuido al cambio climático son las más vulnerables a sus consecuencias.

En los últimos días, además de que está teniendo lugar en Bonn la COP23, de la que os hablan las amigas de Ecologistas en Acción (y que también mencionan en La Marea en este artículo sobre por qué se ha elegido el umbral de dos grados como objetivo) ha habido un par de noticias importantes:

Iberdrola pide cerrar sus dos centrales de carbón en España: está claro que el interés de una eléctrica es su propio beneficio, pero este movimiento indica que claramente ven el final del carbón muy cerca, más que el propio Gobierno.

Tres empresas de carne (JBS, Tyson y Cargill) emiten más gases de efecto invernadero que Francia. Ya sabemos que una de las acciones individuales más eficaces en la lucha contra el cambio climático es limitar radicalmente el consumo de carne en la dieta occidental (por eso, la campaña de Paul MenosCartney, aunque sea un primer paso, es claramente insuficiente). Este estudio es el primero en cuantificar de forma minuciosa las emisiones de las empresas de lácteos y productos cárnicos. Lo que pase a continuación dependerá en gran medida de la presión que hagamos.


¡Pero vamos hacia el presente y el futuro! ¡Hoy! ¡Domingo 12 de noviembre! Una de nuestras integrantes, Mónica, estará en el programa de radio de Hostia un libro para M21, El último moyano, hablando de las Jornadas y de cambio climático en general. A la una del mediodía en la Cuesta de Moyano, Madrid. Pero es que, simultáneamente, Héctor estará en el Instituto de Transición Rompe el círculo de Móstoles para participar en sus vermús del colapso. De doce a tres de la tarde en c/Zumalacárregui, 10, Móstoles.

Y, en los próximos días, permaneced atentas al blog, que iremos subiendo las grabaciones y transcripciones de las charlas de la Ingobernable. Por cierto, estaremos encantadísimos de recibir respuestas a esta carta. Ahí lo dejamos.


Carreteras destrozadas por las riadas que provocó el huracán María en Puerto Rico en el mes de septiembre.

P.D.: Y, como despedida, aquí tenéis el fanzine Contra el diluvio I en PDF.

Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.
newsletter

Aquí antes nevaba todos los años I

¡Bienvenidas a la primera entrega de Aquí antes nevaba todos los años, la newsletter climática de Contra el diluvio!

Si recibes esta newsletter debe de ser que has mostrado interés en el colectivo y en lo que hacemos, así que nos limitaremos a una presentación cortita. Contra el diluvio lo compone un grupo pequeño y variable de personas que pretenden contribuir en la medida de sus posibilidades a un movimiento contra el cambio climático y sus consecuencias. Llevamos poco tiempo en marcha y todavía estamos explorando cuál es la mejor forma de trabajar y contribuir a la concienciación y la lucha contra el cambio climático. Como decimos en nuestro manifiesto aproximadamente fundacional, tenemos tarea. Y es una tarea que esperamos no hacer solos.

Pero vamos al grano: ¿qué puedes esperar de esta newsletter? ¿Cada cuánto se meterá en tu correo? ¿Habrá dibujos?

Respondemos a las dudas: la idea es manteneros al día de lo que hemos hecho recientemente e informar de lo que vamos a hacer y cómo podéis colaborar si es que os apetece. Esperamos mantener una cierta periodicidad, pongamos cada dos semanas, aunque no garantizamos que alguna emergencia climática no retrase alguna entrega. En cuanto a los contenidos, claro que habrá dibujos. ¡Y fotos! Usaremos todos los medios a nuestro alcance para inculcar en los receptores de esta carta el miedo justo para pasar a la acción sin caer en la parálisis.

Y, por ahora, esto va a ser todo. Estamos todavía preparando el material que salió de las Jornadas de las semanas pasadas, que subiremos al blog lo antes posible. Os invitamos, eso sí, a leer las últimas entradas, sobre todo la relacionada con el informe sobre emisiones de CO2 que salió el 31 de octubre, y que esperamos sirva para dar aún más empuje a este movimiento.  

La principal conclusión que se desprende del informe es que, como ya sabíamos, los recortes de emisiones nacionales acordados (técnicamente se llaman, NDC – Nationally determined contributions) en París son totalmente insuficientes para alcanzar el objetivo declarado del acuerdo: “mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 ºC”.

Os escribimos pronto.

Puente de la Mesta, en Villarta de los Montes, Badajoz. Quedó casi completamente tapado por la construcción del embalse del Cíjara en 1956 y ahora ha vuelve a ser visible debido a la sequía.

Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.