newsletter

Aquí antes nevaba todos los años VIII

¡Marzo! ¡Se acaba en breve el invierno, empieza la primavera, seguimos haciendo cosas! ¡Pocas, muchas, depende!

Empecemos con un breve repaso al frío/calor de estos días: ha hecho frío. Mucho. Mucho, mucho. Tanto, como para que el cultivo de desinformados climáticos (pocos) o malintencionados petrolófilos (más) haya sido bastante abundante. ¡El atontao climático, el único mamífero que prospera con el frío!

Sin embargo, recordemos que esto ya pasó hace mes y medio y ya lo explicamos. Efectivamente, tiene pinta de que el cambio climático también es (parcialmente) responsable del frío extremo de estos días:

La zona azul es una región de bajas presiones, que normalmente (imagen de la derecha) está confinada al polo norte y alrededores (como mucho baja hasta una latitud de 60 grados). La latitud de Oslo, por ejemplo. Esto se debe a que en la capa superior de la troposfera hay permanentemente vientos muy fuertes (la corriente de chorro) circulando de oeste a este. En invierno, estos vientos son tan intensos que aíslan el aire frío en esa región. Sin embargo, si esta corriente se debilita, tenemos lo que se ve en la imagen de la izquierda: meandros, desplazamientos del aire frío a latitudes más bajas y de aire cálido a latitudes más altas. En lo que respecta al debilitamiento del vórtice polar (que ha ocurrido otras veces, la última vez que fue tan llamativo fue en 2014) y aunque hace falta más estudio, parece que el calentamiento del Ártico lleva a que disminuya la diferencia de temperatura entre el Atlántico y el polo, debilitando la corriente de chorro y, por tanto, permitiendo estas excursiones del aire frío a nuestras latitudes. 

¿Lo habéis guardado todas para responder al próximo listillo que venga a hacer la gracia de “no vendría mal un poco de cambio climático”? Seguimos. Ha dejado de nevar y ahora llueve. ¡Bienvenida sea la lluvia! No nos liquida la sequía, pero de algo sirve.

Por desgracia, además de para aliviar muy ligeramente el déficit de agua que arrastramos, también ilustra uno de los problemas a los que nos enfrentamos con el aumento del nivel del mar: tormentas capaces de hacer mucho más daño, ya que estado base, el nivel medio del agua, es más alto. De forma que la ola que antes llegaba hasta el borde del paseo marítimo, ahora salta por encima de la barrera y se carga el chiringuito. Aquí está mejor explicado.


¿Y qué estamos haciendo nosotros? Pues lo que podemos. De momento, publicar este artículo sobre refugiados climáticos, escrito por Lidia Márquez García, que además de servir de introducción a uno de los problemas sociales que definirán el siglo XXI da bastantes enlaces para ampliar información.
La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) los define como “alguien que se ha visto obligado a huir de su país debido a la persecución, la guerra o la violencia”. Esta descripción no incluye a quienes se ven obligados a abandonar sus hogares como consecuencia de los efectos del cambio climático y que para 2050 alcanzará los 200 millones. Esta cifra tiene un gran margen de error ya que depende de algunos aspectos como el desarrollo económico, el crecimiento de la población, el aumento de la temperatura y el momento y el grado que adquieran los efectos del cambio climático como, por ejemplo, el aumento del nivel del mar. De todos modos, la mayoría de los científicos/as afirman que los cambios en los niveles del mar en los próximos años obligarán a millones de personas, principalmente en Asia y África, a emigrar a otros lugares, probablemente a islas más cercanas y más grandes.
Por si eso fuera poco, también traemos la traducción al catalán (¡gracias, Salvador!) de nuestro manifiesto:

Contra el diluvi neix com un modest intent de contribuir a un moviment contra el canvi climàtic i les seves conseqüències. Per a això ens proposem donar a conèixer les conseqüències socials del canvi climàtic entre les persones i col·lectius interessats en els moviments socials existents, mitjançant la producció i traducció de materials escrits, l’organització de xerrades i debats i la recopilació d’informació sobre el canvi climàtic i els seus conseqüències socials d’una manera accessible però rigorosa.

Tenim tasca. 

Además, el 19 de marzo (dentro de la semana de la ciencia crítica en la Universidad Autónoma de Madrid, hora y lugar por confirmar), un miembro del colectivo dará una charla titulada Espíritu de 2025: la revolución contra el cambio climático. Pronto os contaremos más de esto.

¡Y ya está! ¡Unas fotos terroríficas para despedir la semana!

Tengas un chiringuito en Cádiz o una casa en primera línea de playa en Boston, el consejo de nuestros expertos es el mismo: vende.
Si te gusta lo que hacemos en Contra el diluvio, puedes suscribirte a nuestra newsletter, Aquí antes nevaba todos los días, para estar siempre al tanto de lo que hacemos. Suscríbete aquí.